Colores

Los colores en la habitación de los bebés


La habitación de los niños suele ser el lugar con más colores de la casa. Normalmente, es el espacio más alegre y más original de nuestro hogar. Sin embargo, según las técnicas del Feng-Shui y algunos expertos en cromoterapia, no todos los colores son apropiados para todas las situaciones y edades.

Está demostrado que los colores ejercen una influencia y tienen efectos, por lo menos en parte, en nuestro comportamiento. Los colores no dicen y no expresan nuestra forma de ser, pero pueden influir negativa o positivamente en nuestro estado de ánimo, a través de las sensaciones que nos pueden ofrecer. Cada color posee su propia luz, energía y su propio efecto.

Para decorar la habitación de los niños, vale la pena conocer más a cerca del lenguaje y los posibles efectos de los colores sobre nuestro estado anímico, y así alcanzar la deseada armonía.

Está asociado a las características femeninas. El rosa claro tiene efectos calmantes y relajantes. Es un color que promueve la calma, la afabilidad y el afecto. El dicho popular: "lo ves todo de color de rosa", refleja fielmente su significado: ingenuidad, bondad, ternura, buenos sentimientos y ausencia de todo mal. Es un color que ayuda a despejar la mente de pensamientos negativos, que proporciona energía y suaviza el carácter, tendiendo hacia la dulzura, la constancia y la delicadeza.

Es el color del fuego y ha sido escogido como señal de precaución. Puede expresar regocijo, fiesta, placer, aurora y presencia de sol. Atrae la vista, estimula el apetito, la conversación y la caridad. Es el color de la vitalidad, la alegría y la felicidad. El uso del naranja en terapia ayuda a deshacerse del miedo y de los estados depresivos y obsesivos. Resulta tonificante, despierta el apetito y favorece las relaciones.

Tiene un efecto muy poderoso; atrae la atención visual inmediatamente. Estimula la acción y puede expresar pasión, emoción, agresividad y peligro. Autoriza, estimula, dramatiza y compite. En China, el rojo es el color del Elemento Fuego. Está considerado como un símbolo de buena suerte y tiene poder para ahuyentar a los malos espíritus. Culturalmente, está asociado al calor, a la pasión y a la energía vital. El rojo incrementa la circulación sanguínea, aumenta la tensión, es cicatrizante y estimula al apetito. También consigue hacer trabajar a los más perezosos, transmite energía vital y resulta aconsejable lucirlo cuando se tiene congestión nasal.

Es un color muy elocuente y se está asociado con la naturaleza, la fertilidad y la primavera. Transmite seguridad, expansión y anima el crecimiento emocional. Proporciona mayor actividad cerebral, calma el estado de ánimo y actúa como desintoxicante. Es el color de la relajación por excelencia porque reduce la tensión. Es el color de la esperanza. Y puede expresar naturaleza, juventud, deseo, descanso, y equilibrio. En China es el color del Elemento Madera, de la vida vegetal y de la primavera. Para el Feng-Shui es un color apropiado para el cuarto de los niños pequeños, si tiene buena luz natural.

Tiene un efecto calmante, tranquilizador y de serenidad. Es el segundo color más poderoso después del rojo. Ayuda a conciliar el sueño, además de atenuar los dolores de cabeza y los trastornos del estómago. En general, se asocia con la seguridad física y la fuerza. Produce sensaciones de tranquilidad y paz. Es un color reservado y que parece que se aleja. Puede expresar confianza, reserva, armonía, afecto, amistad, fidelidad y amor. En China, es el color del Elemento Agua, y está asociado a la inmortalidad. Es un color sedante, que disminuye las pulsaciones, baja la presión sanguínea y reduce el apetito.

Es el color de la luz. Normalmente, el color amarillo amplía el espacio. Es muy activo y también se lo asocia a la precaución. Irradia siempre en todas partes y sobre todas las cosas. Puede significar egoísmo, celos, envidia, odio, adolescencia, risa, y placer. En China es el color del elemento Tierra. Es el color del sol, del día, del optimismo y de la claridad. Los tonos más intensos pueden producir ansiedad, pero principalmente a los mayores. Según el Feng Shui, es un color excelente para llevar alegría a un ambiente, y que compensa la falta de luz natural. No es recomendable para el cuarto de los bebés, pues lloran más en habitaciones amarillas. Por otro lado, estimula la capacidad intelectual y el aparato digestivo, remedia las dolencias hepáticas y los dolores musculares, eleva el ánimo, y está indicado para las personas con tendencia a la tristeza.

Se considera un color artificial porque a penas está presente en la naturaleza. Los tonos lila y lavanda son muy femeninos. Expresa misterio, saca la intuición e intensifica la capacidad intelectual. Es un color relajante y, por lo tanto, que indica ausencia de tensión. Puede significar calma, autocontrol y dignidad. Para el Feng Shui, es un color que expresa exclusividad y autoridad. Puede ser adecuado para la habitación de un adolescente. Debe evitarse en las habitaciones y espacios de juego de niños más pequeños. En terapia, ayuda a solucionar problemas de bazo, circulatorios y nerviosos, además de reducir la angustia.

Es un color sutil, que da seguridad. Iguala todas las cosas y deja a cada color sus características propias sin influir en ellas. Puede expresar desconsuelo, aburrimiento, desanimo e indeterminación.

Es lo opuesto a la luz. Concentra todo en sí mismo. Es el color de la disolución, de la separación y de la tristeza. Puede expresar muerte, noche, fin. Las sensaciones positivas pueden ser la seriedad, pesar y nobleza. Es un color que se debe evitar en cualquier ambiente. Aumenta el cansancio del cuerpo y exige un mayor desgaste de energía en el organismo. Después de un día entero vestido de negro, por ejemplo, se puede sentir particularmente agotado y deprimido.

Es un color que purifica, estimula, unifica. En combinación, anima a todos los colores. Es la luz que se difunde. Expresa inocencia, paz, infancia, divinidad, estabilidad, calma, y armonía. En China, es el color del Elemento Metal. Es la suma de todos los colores. Refleja todo y nada esconde. Irradia pureza y limpieza. El blanco tiende a estimular la actividad intelectual y favorece la imaginación. Para el Feng Shui, es un color que puede evocar frialdad. Por lo tanto, no es apropiado para el cuarto de niños muy pequeños.

Colores como los madera, habano, crudo, maíz o beige transmiten tranquilidad y quietud, por lo que pueden ser adecuados para niños muy excitables. Cuando se presentan en exceso y sin otros toques de color pueden resultar aburridos y conspirar contra la creatividad.

Blanco roto, crudo, beige claro, tonos piedra, lino o perla. Estos son los colores que recomienda el Feng-Shui hasta el año 2023. Con la combinación de estos colores en el interior del hogar no nos equivocaremos. Evitaremos cruces energéticos y lograremos el equilibrio armónico que buscamos. Están indicados para la decoración de las habitaciones de los niños.

Fuentes consultadas:
www.delyrarte.com.ar
www.arqhys.co
www.fengshui-mundo.com/articles/colores.html
www.zoomblog.com

Puedes leer más artículos similares a Los colores en la habitación de los bebés, en la categoría de Colores en sitio.


Video: Melodías Para Dormir Bebes - Descanso Profundo Relax Que Calma El llanto (Octubre 2021).